26
Sáb, Nov

Bootcamp vs. educación tradicional: las opciones de formación de talento tecnológico

Uno de los actuales retos es preparar al talento latinoamericano para un futuro laboral que a veces es impredecible y cambiante

Tecnología

Para dar respuesta a la incertidumbre de un mundo cambiante, con crisis sociales y económicas, el mercado laboral ha sufrido una serie de modificaciones donde se empiezan a cuestionar ciertos paradigmas y formas de hacer las cosas.

Los bootcamps tienen el potencial de transformar de forma disruptiva el acceso a la educación

Por ejemplo, la necesidad de asistir a una oficina para mejorar su productividad o bien, que para triunfar en el mundo laboral tu formación debe ser solamente en una universidad.

Actualmente se está cuestionando cada vez más la brecha entre la educación superior, el perfil de los egresados, de los estudiantes, y las necesidades que las empresas tienen. Según el Banco Mundial, el 24% de las empresas en el mundo declaró que una fuerza de trabajo con educación inadecuada es una limitación importante para su crecimiento. En América Latina y el Caribe, esta cifra se eleva al 32%, la más alta de todas las regiones.

Esta relación, empresa-universidad, no ha encontrado una fórmula que le permita a ambas avanzar de la mano. Hoy no todas las universidades y entidades de educación superior están realizando a tiempo las modificaciones y actualizaciones de sus currículos. Por otro lado, el mercado laboral exige cada vez, y de manera más rápida, talento digital, tecnológico y de programación que apoye una transformación económica acelerada en la región latinoamericana.

Los sistemas educativos y de formación para el trabajo no han sido capaces de dar respuesta rápida a la necesidad imperiosa de contar con talento digital para la nueva economía. Esta realidad se convirtió en terreno fértil para otras alternativas formativas, como los bootcamps. los cuales tienen algunas singularidades en materia educativa para la formación de talento tecnológico.

El bootcamp y sus características

Los bootcamps, o escuelas de programación intensivas, surgieron en el mundo desde 2011. Pueden definirse como escuelas que surgen al margen de los sistemas educativos, no están acreditadas por una autoridad educativa tradicional, no siguen un currículum fijo, y sus modelos de enseñanza son completamente diferentes a la enseñanza tradicional en el aula.

De acuerdo con el BID, en esencia son programas disruptivos, no se amoldan a reglas predefinidas, son flexibles, innovadores y adaptables a las necesidades siempre cambiantes del sector tecnológico y productivo. Suelen tener: 

  • Agilidad: para evolucionar y adaptar los planes de estudio al ritmo y la velocidad con las que las tecnologías digitales están cambiando las necesidades de la industria.

  • Programas de apoyo: para la colocación laboral en empresas y de becas para promover la participación y el egreso de minorías y mujeres.

  • Riguroso proceso de admisión: la disponibilidad de recursos (usualmente gratuitos) para que las y los postulantes puedan nivelarse hace posible que los bootcamps carezcan de prerrequisitos académicos al ingreso, por lo que la competencia por un cupo es más alta.

  • Diversidad de talento: si bien muchas de las personas que se inscriben en bootcamps son ingenieros/as en búsqueda de una actualización profesional, una buena proporción de los inscritos no tienen antecedentes en programación o en educación STEM (ciencia, tecnología, ingeniería, matemáticas).

¿Qué diferencia a los bootcamps de la educación tradicional o las universidades?

Según Ironhack, las principales diferencias entre un bootcamp y la educación tradicional suelen ser:

  • La duración del programa: a diferencia de las universidades e institutos, que pueden tomar entre tres y cinco años de estudio a tiempo completo, los bootcamps suelen tener una duración de semanas o meses.

  • Acceso y conocimiento previo: los bootcamps y las universidades difieren ampliamente en la accesibilidad. Para la universidad, generalmente se necesita aportar resultados de pruebas o completar un examen de ingreso, donde se evalúan conocimientos generales. Además, mientras más grados espere la persona alcanzar en el sistema educativo tradicional, más títulos y requisitos debe completar. Los bootcamps, en cambio, pueden ser realizados por cualquier persona con interés en el tema. Si bien el ingreso suele ser riguroso también, no hay requisitos académicos para obtener acceso.

  • Teoría vs práctica: los cursos universitarios cubren una gran cantidad de información teórica en profundidad y obligan a completar tareas escritas como ensayos e informes como parte de una formación en investigación. Los bootcamps cubren lo esencial y tienen un fuerte componente práctico: el énfasis se pone en los resultados y en la construcción de un portafolio, en lugar de la realización de ensayos y trabajos.

  • Flexibilidad y ubicación: otra diferencia entre los bootcamps y las universidades es la ubicación. Los bootcamps ofrecen la opción de estudiar en remoto, lo cual es un gran beneficio para muchas personas. Las universidades requieren de la asistencia en persona al campus, por lo que limita el acceso.

Mensaje institucional 

Buena opción para la formación de talento tech

Algunos de los beneficios que ofrecen los bootcamps son su capacidad de acceso a educación técnica para muchas personas y responder rápidamente a la brecha de talento digital de la región.

En relación al acceso a la educación, Iván Jaramillo, investigador del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, asegura que la pandemia aceleró los cambios en las habilidades laborales que se están demandando el mercado. En ese sentido, se vuelve relevante revisar los cambios en el empleo, teniendo como foco la desigualdad de oportunidades.

En Latinoamérica, solo entre el 2% y 4% de la población joven concluye una formación en educación superior. Además, a nivel regional, menos del 43% de las escuelas primarias y menos del 62% de los colegios secundarios tienen acceso a internet con fines pedagógicos señala el Banco Mundial. Por esta razón, según la UNESCO,  democratizar la educación es imperativo en los países de la región y el mundo, en especial la educación de habilidades digitales. Con una necesidad de 149 millones de nuevos empleos en el sector tecnológico para el 2025 (Banco Mundial), la formación en bootcamps se convierte en una alternativa viable para aquellas personas que, en situaciones regulares, no podrían recibir una educación universitaria tradicional.

Por otro lado, los bootcamps no solo son atractivos para las personas que buscan ingresar al mercado laboral rápidamente; también lo son para los empresarios que buscan colaboradores/as calificados.

Course Report señala Según Course Report, la mayoría de graduados de bootcamps encuentran trabajos full-time y un 79% de ellos señalaron que en sus nuevos empleos necesitan aplicar las habilidades técnicas aprendidas en ellos. Asimismo, sólo en Estados Unidos, más del 70% de las empresas que han contratado talento de bootcamps están satisfechas con el desempeño y están de acuerdo con que están a la par de un egresado universitario en ciencias de la computación. El 12% de esas empresas indica que en algunas ocasiones dan desempeños superiores, por lo que planean seguir contratándolos.

¿Salvarán los bootcamps la educación de Latinoamérica?

Es necesario continuar con los esfuerzos para mejorar el nivel de educación de Latinoamérica, así como generar mejores oportunidades de trabajo. Sin embargo, los constantes cambios e incertidumbre demuestran que se necesitan políticas y estrategias diferentes, ahora y a largo plazo, para reducir la brecha de talento en la región.

Mariana Costa, CEO y Co-fundadora de Laboratoria, anota que “los bootcamps por sí solos no son la solución a todos nuestros problemas. De hecho, si no mantienen la calidad y pertinencia, nada les previene de sufrir el mismo destino que otras innovaciones educativas que no han cumplido su promesa. A lo largo de estos años, en Laboratoria hemos aprendido que más allá del tiempo y el formato, el reto hoy es preparar al talento de América Latina para un futuro laboral impredecible y cambiante, que demandará la construcción de nuevas habilidades todos los días. Para lograr esto, la pieza más importante es transformar nuestra cultura de aprendizaje para que no tenga principio y fin. Sea en bootcamps, universidades o empresas, debemos cultivar una práctica de aprendizaje continuo que nos permita adaptarnos a un mundo laboral donde el cambio es la constante”.

Crédito de imágenes: fotos de bootcamp creadas por Pressfoto en Freepik y Laboratoria

                

 

 

Publicidad
Publicidad