Más allá de las cifras: la perspectiva de los trabajadores del sector funerario

Más allá de los números están las vidas que se apagaron y que llegan momentos de saber acompañar a las familias en su dolor

Periodismo

Los colaboradores de este sector cumplen sus labores día a día fuera de los focos, con el fin de acompañar a los colombianos en los momentos difíciles que ha traído la pandemia.

La labor de quienes trabajan en el sector fúnebre, resulta fundamental en la coyuntura actual

Grupo Recordar ha prestado el servicio a cerca de 7.500 familias a nivel nacional que han perdido a su ser querido durante la pandemia y continuarán trabajando para ofrecer a los colombianos el servicio con los máximos estándares de calidad. 

 

Por: Grupo Recordar

Sin duda alguna la pandemia ha transformado la manera en la que las personas perciben la vida; los besos y abrazos que anteriormente eran el pan de cada día hoy parecen cosa del pasado. Los tapabocas y los protocolos han llegado, al parecer, para quedarse y han traído consigo nuevos retos para que los colombianos puedan salir avante de la situación. Ante este panorama, y con el paso indiscriminado y devastador del Covid-19, que hasta la fecha ya ha dejado más de 800.000 fallecidos en el mundo y un poco más de 21.600 en el país, resulta aún más decorosa la labor de aquellos héroes silenciosos que tras bambalinas día a día ponen el máximo de su empeño en la superación de la situación.

De acuerdo con cifras del Ministerio de Salud, las regiones más afectadas por el virus han sido Cundinamarca, Antioquia, Atlántico y Valle del Cauca. “La pandemia lastimosamente ha disparado los servicios fúnebres en el país, y es nuestra responsabilidad dar lo mejor de cada uno para que las familias colombianas puedan despedir de manera digna a sus seres queridos “así lo afirma, Rosa Rodríguez, coordinadora de servicios exequiales de Grupo Recordar en Barranquilla.

La otra cara de los servicios fúnebres

La labor de quienes trabajan en el sector fúnebre, resulta fundamental en la coyuntura actual, es por ello que cada día, Rosa parte desde su casa, en la ciudad de Barranquilla, a su lugar de trabajo; sobre las 6 de la mañana arranca su jornada laboral, a sabiendas de que será un día difícil, ya que como ella lo expresa “de una u otra manera, uno trabaja con las emociones de las personas en momentos muy complicados”, sin embargo, esto solo la motiva a desempeñar su función de la manera más profesional posible.

Entre llamadas, solicitudes, comunicación con los dolientes, contacto con los parques cementerio, y demás labores de su cargo, Rosa pasa sus días asistiendo a cientos de familias colombianas. A través de sus más de 13 años de carrera en el sector y recorriendo varias áreas de Grupo Recordar, ha forjado temple y tenacidad dignos de admiración, valores que le han permitido mantenerse y superarse día a día; sin embargo, no niega que la naturaleza de su trabajo en ciertas ocasiones le puede llegar a afectar “como madre de familia y humana que soy, me afectan los casos que recibimos y es por ello que hago mi trabajo con amor, consideración, ética y profesionalismo”.

Se siente agradecida también por el apoyo que desde su empresa les brindan a todos por medio de capacitaciones, asesorías, herramientas y actividades de bienestar que ayudan a que lleguen más fortalecidos a desempeñar su labor.

Y es que Rosa, se siente orgullosa de su trabajo que define como una “casualidad”, ya que llegó a este luego de trabajar en la firma encargada de la construcción del Parque Cementerio Jardines de la Eternidad Sur. Por supuesto también supone un reto, “en estos momentos es complicado informarles a los familiares de los fallecidos por Covid o sospecha de positivo, que no podrán despedir con normalidad a su ser querido, sin embargo, es nuestra labor acompañar a las familias y permitir que su ser querido tenga una despedida digna en medio de la adversidad”, agrega.

En ese acompañamiento a los familiares, resulta sumamente importante su labor, pues ella es una de las encargadas de recibir la solicitud inicial del servicio y coordinar todo el proceso de ahí en adelante hasta llegar al destino final. Por eso, desde el primer contacto con el doliente, procura transmitir serenidad, ya que la comunicación “debe hacerse con mucho tacto, explicar los pasos a seguir con suma delicadeza; es importante pues son momentos en los que las personas no tienen cabeza para muchas cosas, por eso uno debe ser claro y hacerle todo más fácil a quien tome el servicio, hacerle sentir que no está solo” concluye Rosa.

Al respecto, Ruth Acero, afiliada desde hace varios años a Grupo Recordar, quien debió tomar los servicios para despedirse de su madre, afirma: “Me sentí muy acompañada en todo el proceso, todos los colaboradores trabajaron de manera solemne y con el mayor de los respetos. El acompañamiento fue de una calidad humana impresionante, todos los detalles me conmovieron e hicieron que mi experiencia fuera mucho menos traumática. Y no solo eso, después del servicio, aún siguen acompañándome y haciéndome sentir su apoyo a través de la unidad de duelo”.

El héroe detrás de lo visible

Por otra parte, en tiempos de pandemia las cremaciones han dado mucho de qué hablar pues según la norma son el método más recomendable cuando fallece algún sospechoso o positivo para Covid, es por eso que, detrás de reflectores, los operarios de los hornos de cremación trabajan incansablemente para que las víctimas de este fatídico virus puedan tener un destino final con las mayores garantías.

Para Alcibiades Fernández padre de dos hijos y abuelo de una pequeña, ser operario de horno del Grupo Recordar es un trabajo “que nadie quiere hacer pero que es necesario”. Después de trabajar en una empresa de electricidad, y luego de una charla con un amigo, ingresó a la compañía en enero de 1994 al cargo en el que 26 años después se mantiene.  Reconoce que no es una tarea fácil, y que en un principio le costó noches de desvelo, sin embargo, por más de dos décadas de experiencia, es consciente de que su labor es simplemente “el respeto a la dignidad humana” y que en estos tiempos difíciles es fundamental cumplirla a cabalidad.

Alcibiades Fernández. Grupo Recordar

Alcibiades sale todos los días desde el barrio Lijacá, en la ciudad de Bogotá, aborda su automóvil, o su bicicleta y se dirige al Parque Cementerio Jardines del Recuerdo. Él manifiesta que no le da miedo su labor, pues todos los días se encomienda a las “almas benditas” que lo acompañan todos los días. Una vez instalado en su puesto de trabajo, procede a ponerse el uniforme, y los implementos de bioseguridad que en este tiempo son mucho más exigentes debido al aumento de la demanda de servicios funerarios.

El operario afirma que en un primer momento se generó mucha incertidumbre alrededor del virus pero que la empresa ha estado atenta entregando la información, los elementos de protección personal y los protocolos, además de campañas que le permiten trabajar con la seguridad necesaria., “la mayor responsabilidad es conmigo mismo, la empresa me brinda todos los implementos de bioseguridad, además procuro leer e informarme sobre el tema, de esta manera me cuido y cuido a los míos. La idea es hacer un trabajo consciente” añade Alcibiades.

A pesar de lo difícil de su función, recuerda su oficio con suma gratitud, “siempre tengo buenos recuerdos de mi trabajo, hay familias a las que le he prestado servicios hace más de 20 años y hoy en día van al parque cementerio y me recuerdan con cariño”. Como él mismo lo manifiesta es una labor necesaria, que él afronta con el mayor compromiso y entereza. De esta manera, apartado de los focos y con una modestia impresionante, continúa trabajando día a día para que los colombianos despidan a sus seres queridos con respeto y dignidad.

También puede leer: Conozca el manejo que en pandemia se les da a los residuos hospitalarios

A estos dos personajes, se le suman cerca de 2.000 colaboradores, de los cuales 500 son operativos en parques y funerarias y, que según el análisis de riesgo se les entregan sus elementos de protección personal gracias a los cuales pueden, en distintos frentes, apoyar la labor de preparar el destino final y de mitigar el contagio del virus, siguiendo los protocolos, cuidando su integridad y la de sus familias, pero siempre poniendo su corazón para prestar el acompañamiento a 7.500 familias que han depositado su confianza en esta compañía y que lamentablemente se han despedido de su ser querido en esta coyuntura.  

Porque más allá de los números están las vidas que se apagaron; los médicos, personal de salud y autoridades, sumado al personal del sector funerario, quienes luchan en los primeros frentes para atender esta pandemia que acaeció en el mundo.  Porque son personas, son familias…apoyando a otras familias. 

Noticias afines: Las tres pruebas para detectar si tiene Covid-19

 

Despeje dudas y acceda a la más reciente información actualizada sobre el coronavirus vía web de la OMS 

Publicidad